Únete a mi lista de suscriptores y te mostraré con el #DivinoCóctel cómo salir del estancamiento, hacer cambios radicales, alinearte a tu propósito y ser genuinamente tú.

Nombre

E-mail

 

¿Te sientes en un callejón sin salida? 9 maneras de manejar situaciones sin solución aparente.

 

Esas situaciones en la vida cuando crees que el mundo se va a acabar.  Donde crees que te vas a morir o piensas que sería mejor estar muerto. Sí, esas mismas que parecen tan terribles, tan fatales, tan de precipicio.

 

¿Quién no ha estado en esas situaciones? Yo sí. Muchas veces. Con Down In a Hole de Alice in Chains como banda sonora.

QUÉ DULCE PUEDE SER EL LAMENTO.

La verdad es que LA REALIDAD ES NEUTRA y que la decodificas de acuerdo a tu percepción. Qué alivio. Entonces el tema va en cómo manejas esas situaciones.

 

Mi abuela siempre me decía cuando yo era adolescente y me echaba a morir por problemas que hoy me parecen graciosos:

 

“Lo único que no tiene solución en la vida es la muerte, así que levántate y piensa en cómo salir del hoyo.”

 

La voz de una hija del rigor.

 

Hablando en serio, es fácil decirlo una vez que lo HAZ HECHO. La acción da experiencia y la experiencia te curte, te ablanda, te amolda, te madura. TE DA PERICIA PARA MANEJAR TU VIDA.

 

Entonces, ¿qué hacer cuando estás hasta el cuello?

 

Acá va un popurrí de lo que he estudiado, revelaciones de mis clientes para aplicar en sus planes de acción y de cosas que he hecho que me han funcionado en la vida.

 

1. Acepta lo que es. No te resignes. ACEPTA. Dos conceptos distintos.

 

Mientas más resistencia y pataleta le pones a una situación, más perdura. Y sí, los adultos también hacemos pataletas.

O no te reconoces en situaciones donde:Te niegas a escuchar a tu interlocutor;  no manejas bien tus emociones y haces o dices algo de lo cual después te avergüenzas; estás en un taco tocando la bocina como un/a endemoniad@; encuentras que todo el mundo tiene la “culpa” de lo que “te pasa”, sin asumir responsabilidad de tus actos; y puedo seguir con una larga lista de etcéteras.

Cuando aceptas lo que es, cambia tu estado mental. De pronto tu enfoque no está puesto en lo “terrible” que pueda ser la situación, sino que se abren a NUEVAS POSIBILIDADES.

 

2. Ponle perspectiva al asunto.

 

¿Qué es lo PEOR que te podría pasar?

Y eso que te podría pasar, ¿es tan terrible? ¿No tiene solución?

 

3. Deja de mirarte el ombligo. Ve más allá del problema para solucionarlo.

 

Cuando has aceptado la situación, y le has puesto perspectiva al asunto, ahí estás list@ para dejar de mirar tu ombligo y darte cuenta que está lleno de personas  enfrascadas en situaciones similares a las tuyas.

¿Qué han hecho ellos para solucionarlas? ¿Qué puedes hacer tú?

Lo cierto es que la solución, está fuera del problema, así que cambia el foco de atención.

Carcomerte el cerebro con el mismo vals repetitivo te mantendrá en el mismo lugar, escuchando el mismo vals.

 

4. En lo que enfocas expandes.

 

La mente y la palabra son herramientas poderosas. La palabra es la materialización de tu pensar. Sé honest@, no pienses algo y digasotra cosa: ESO GENERA CORTOCIRCUITOS EN TU VIDA.

Piensa en lo que QUIERES en vez de pensar en lo que NO QUIERES. Materializa tu pensamiento en tu palabra y materializa tu palabra en tu acción. Se consecuente y expandirás el foco de tu atención.

TU ENFOQUE SE CONVIERTE EN HÁBITOS Y LOS HÁBITOS SE TRANSFORMARÁN EN LOS RESULTADOS DE TU VIDA.

 

5. Madura. Y aprende esto: La edad no tiene nada que ver con la madurez.

 

No confundamos LA GESTIÓN ADECUADA DE LAS EMOCIONES A TRAVÉS DE NUESTRO ACTUAR con ser adultos serios, graves y de sonrisa escueta. Eso es la pátina del tiempo en una vida identificada con el dolor. Así que apelar a la madurez de alguien en relación con su edad es un callejón sin salida.

 

La Rae en su tercera acepción dice que la maruez es “Buen juicio o prudencia, sensatez.”

Generalmente cuando apelas a la madurez de las personas, estamos apelando a esto.

¿Podrías ser aquello que no has aprendido? ¿Podrías aprender algo si no consideras que estás en falta de ello?

Si quieres que una situación cambie, tiene que haber un CAMBIO INTERNO. Nada diferente nacerá de tu mismo estado de conciencia. Es revolucionario decidir madurar. DECIDE HOY APRENDER A GESTIONAR TUS EMOCIONES.

 

6. Conócete a ti mismo.

 

Decide tomar responsabilidad por quien eres y navega en las aguas profundas de la MAGNÍFICA PERSONA QUE HABITA EN TI. Todos los adjetivos y sustantivos  que te has puesto en la vida son una ilusión, porque eres mucho más extenso que “gerente”, “ingeniero”, “abogado”, “jefe de”, “generos@”, “rabios@” etc.

Esto es tarea para ti, y trae mucha responsabilidad: te tendrás que hacer cargo de tus sueños más profundo, responsabilizarte de tus faltas y cómo ellas han influenciado a tus hijos, marido/esposa, compañeros de trabajo etc.

 

7. Avanza pasos de tortuga, pero avanza. O decide entrar en carrera. La cuestión es AVANZAR.

 

Esta es la situación (IMAGINARIA por cierto): Tienes que recorrer una carretera de noche, con poca visibilidad y sin mapa rutero. Tu vida depende de ello y sin embargo parece una misión suicida.

¿Te sientes así cuando estás en lo que aparentemente no tiene solución?

No te pongas grandes metas y no te enfoques en lo que no tienes. Visualiza lo que necesitas hacer y ponte metas cortas, inmediatas que puedes cuantificar hoy y que tienen RESULTADOS MEDIBLES A CORTO PLAZO.

Volviendo a la carretera (y dicho por Jack Canfield, me encanta este ejemplo): concéntrate en los metros delante de tu auto que están iluminados por sus focos. Confía en tu GPS interno.

 

8. Emoción vs. acción. ACTÚA IGUAL. CUALQUIER ACCIÓN ES MEJOR QUE EL NO MOVIMIENTO.

 

¿Te sientes demasiado mal, demasiado fe@, demasiado gord@, demasiad@ derrotad@, demasiado triste, demasiado cansad@, demasiado, demasiado, demasiado… para hacer lo que tienes que hacer?

Puedes elegir seguir sintiéndote demasiado – demasiado – demasiado o hacer algo a pesar de eso. Es preferible una acción a medias que cero acción. El perfeccionismo no te ayuda en este caso, no esperes a que estén las circunstancias ideales, porque nunca lo son.

 

9. Finalmente… CONFÍA EN TU INTUICIÓN

 

Y lo más importante: LO ÚNICO QUE NO TIENE SOLUCIÓN ES LA MUERTE. Así que levántate y ponte a trabajar proactivamente ahora para solucionar tu situación sin solución aparente.

 

EN UNOS MESES MÁS ESTARÁS AGRADECID@ A TI MISM@ POR HABER HECHO ALGO.

 

Si te sientes estancad@ y quieres iniciar un proceso de coaching: Agenda una sesión de 30 minutos sin costo para que hablemos de tu situación y tu programa de coaching.

¿Te sientes identificad@? Déjame tus comentarios en el blog, me encanta leerte.

Fotografía: iStock

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



*