Únete a mi lista de suscriptores y te mostraré con el #DivinoCóctel cómo salir del estancamiento, hacer cambios radicales, alinearte a tu propósito y ser genuinamente tú.

Nombre

E-mail

 

Atrévete a transformar tu vida. La vida es de vida o muerte.

¿Alguna vez has hecho algo que por muy sencillo que sea, lo sentiste como algo muy osado para ti?

 

Te quiero comentar unas revelaciones que he tenido y porqué son importantes para tu desarrollo personal y profesional.

Este fin de semana hice algo osado.

Este fin de semana hice algo que quería hacer hace mucho tiempo.

Este fin de semana dejé la culpa de lado, y delegué el cuidado de mi hija de 10 meses durante 4 horas.

Este fin de semana me atreví a hacer algo por mí y solo por mí.

Este fin de semana comencé mis clases de improvisación teatral.

 

Y mientras que estaba en esa sala en Bellavista, empecé a ver que la improvisación teatral es una metáfora de la vida misma.

Recuerdo cuando llegué a vivir a Santiago. Estaba bien perdida en la vida, pero afanada en encontrar el camino y la búsqueda de respuestas a las preguntas que tenía me volvían loca de insomnio.

Me encanta el centro de Santiago. Tiene ese pulso que mi guachaca interna pide a gritos. Luces, bohemia, diversidad étnica y cultural. Ahí viví el primer año. En ambos lados de la ribera del río. Pero donde lo pasé mejor fue en mi estadía en Recoleta. Ahí tuve mi refuguio femenino de soltera ultra rosado, ahí conocí a mi amado, y ahí conocí a LOS PLEIMOVIL. Como en esa época pensaba que me sobraba el tiempo, postergué tomar clases con ellos muchos años. Hasta AHORA.

 

Existen muchas formas de obtener un conocimiento nuevo. Puedes decidir hacerlo de una manera convencional, o innovar. Ejemplo:

 

¿Clases de oratoria o clases de Stand up Comedy? – A los leones: Stand up comedy.

 

 

Algo muy importante que aprendí este fin de semana, es que

 

LA VIDA ES DE VIDA O MUERTE.

 

Creo que este es un tema que se va a volver recurrente por un tiempo.

 

Eramos 18 adultos en esa sala, la mayoría sobre 30 años. La mayoría de profesiones tipo ingeniería y derecho, la mayoria con miedo al ridículo, la mayoría con ganas de trabajar habilidades blandas. SACAR MÁS “PERSO”.

 

¿En qué momento estuvimos de acuerdo con que ciertas cosas de nosotros son ridículas? ¿En qué momento estuviste tú de acuerdo con que comportarte de acuerdo a tu verdadera naturaleza es ridículo?

 

Lo pregunto porque me dedico a cuestionar los límites mentales de tantas personas, y por supuesto que cuestiono mis propios límites. Tengo hartos. Que esté trabajando desde mi casa escribiendo esto significó que en algún momento del pasado tuve que desafiar unos cuantos.

 

Entonces, ¿en qué momento estuviste de acuerdo con hacerte el daño que significa autocensurar tu naturaleza propia y tildarlo de ridículo? ¿En qué momento estuve yo de acuerdo con hacerme el mismo daño a mí?

 

Porque sí, he tenido mucho miedo al ridículo en mi vida adulta. Me ha importado en exceso la opinión ajena sobre mi, y me he permitido creer eso que han dicho de mi, cuando al fin y al cabo, no tiene nada que ver conmigo y todo que ver con la propia verborrea emocional de quien gasta su tiempo valioso hablando sobre mi.

Y al revés: Cuando he sido peyorativa con otra persona, no tiene mucho que ver con ella y todo que ver con mi propia amargura y percepción de como las cosas deben ser.

 

La vida es AHORA. No sabes si estarás vivo mañana.

 

ESO HACE QUE LA VIDA SEA DE VIDA O MUERTE.

 

Sácale la angustia a esa frase, y piensa más bien a que se refiere a no postergarte y vivir tu vida plenamente hoy. Pero también se refiere a que vivas para ganar, como si la vida dependiera de eso.

 

DALE CON TODO. ENTRÉGALE AL MUNDO EL DON DE TI. Tienes muchísimos talentos y virtudes. ¿Por qué sigues yendo a perdedor?

 

EN LO QUE SEA QUE TE DESEMPEÑES, DECIDE VIVIR PARA GANAR.

 

¿Qué hago yo?

Hoy (año 2016) que estoy principalmente dedicada a criar a mi pequeña, me dedico a hacer caso omiso de todos los malos consejos que me dieron cuando estaba embarazada Y QUE NO PEDÍ. Hoy vivo mi vida plenamente dándole todo el amor que mi hija me pide en distintas manifestaciones: comparto mi lecho con ella, le doy todos los brazos que ella me pide, no ignoro su llanto jamás. Hoy mi vida está consumida en maternidad y eso está bien porque esta etapa la decidí vivir de esta manera Y SIN CULPA.

Y así he ganado tiempo de calidad con mi hija y su papá que nada en el mundo podría pagar. Decidir hacer una reingeniería de mi vida para criarla fue una decisión osada, pero mi vida dependía de esto. Para mi, volver al tipo de trabajo que tenía y mandarla a sala cuna era vivir a medias, perdiendo todo lo que me importaba.

Pero las cosas cambian, las necesidades también. Y ahora que ella puede pasarlo bien unas horas sin su mamá, ha llegado el momento del próximo paso. Más trabajo y más recreación para mi.

 

Así es como decidí dejar de postergar lo impostergable, y me matriculé en el primer nivel de improvisiación teatral. Un deporte para la mente y el corazón que me tuvo viviendo en el momento presente, riéndome a carcajadas, conectada con mi espíritu infantil, permitiéndome ser yo y lo que se viniera a mi mente, dejando la mente de lado y actuando con el corazón.

 

Esto es vital para tu crecimiento personal y profesional.

 

Es necesario que encuentres un equilibrio. Cuando dejas de pensar por un momento y empiezas a sentir, pasan cosas maravillosas. Cuando le pones mucha mente a algo comienzas a postergar, a sobrepensar, a demorarte, a “qué van a pensar de mi”, a “y si no resulta” y un sin fin de etcéteras.  Ser muy de mente puede llevarte a momentos dementes. Y he ahí que mi profesor dijo algo que resonó profundamente en mi:

 

Cuando los adultos tenemos miedo al ridículo, no logramos ser realmente adultos. Es cuando nos atrevemos jugar, a volver a ser niños y ser “ridículos” que realmente podemos ser adultos.

 

Que paradoja. Pero claro que sí. Esto que tanto temes es justamente LO QUE TE LIBERA. Porque cuando pierdes el miedo al ridículo Y POR LO TANTO AL RECHAZO eres una fuerza imparable. Cuando vives fiel a tu niñ@ interior es cuando eres tú, en esencia, conectad@ con ese MAGNÍFICO SER, con esa  GENIAL EXPRESIÓN DE ENERGÍA ÚNICA.

 

Ahí estás en tu zona de genialidad, creciendo como persona, atreviéndote a tomar los próximos pasos en tu carrera profesional.

 

Deja de postergar lo impostergable. ¿Qué ha cambiado para ti? ¿Cuál es tu nueva necesidad? ¿Cómo puedes dejar el miedo al ridículo y ser más tú? Coméntame acá abajo. Estoy deseando leerte.

Te invito a parar el ruido mental y ponerte en marcha hacia tu pasión, esa respuesta que está en tu corazón.

PD: ¿Estás list@ para hacer el gran salto en tu vida profesional y personal? Agenda una llamada gratuita de 30 minutos conmigo, para que evaluemos tu situación y si yo soy la persona para ayudarte.

 

NAMASTE.

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



*