Sobre mi

La vida es demasiado corta e impredecible como para invertirla en actividades que no llenan mi corazón.

… Me dije cuando supe que estaba esperando a nuestra hija.

Si ha habido un gran evento que te remueve de dentro hacia afuera, ya sabes de qué estoy hablando.

Antes que ella existiera, vivía enfrascada en la ilusión de la felicidad futura, cuando hubiera cumplido con ciertos hitos en mi vida. Hitos mandatados. Lo que me habían enseñado como deber ser, no lo que yo realmente quería. La verdad es que hace más de 17 años que no me había dado permiso para hacer lo que realmente me diera la gana.

Había estudiado una carrera que no me terminaba de convencer, porque no sabía que hacer. Siendo una apasionada por la danza y la comunicación visual, al llegar a vivir a Chile en 1995 me dejé convencer que eso no tenía futuro.

La decisión de no seguir mi pasión, me costó muy caro. Me perdí de mi misma y de mis valores, me inseguricé, tuve depresión, crisis de pánico, una angustia de vida que parecía no terminar nunca y un insomnio que me estaba desquiciando. Me perdí de mi misma, y a los 29 años me hallaba sentada en una oficina en un pueblo remoto en Chiloé, preguntándome quien $%&# era, y QUÉ HABÍA VENIDO A HACER A ESTA VIDA: CUÁL ERA MI PROPÓSITO. 

Trabajar con solamente para pagar cuentas, hacer asados los fines de semanas, vacacionar de vez en cuando y jubilar bien me parecía muy vacío, tan superficial y yo quería más. Quería vivir con sentido, donde cada segundo de mi vida contara como un diamante valioso.

Estando perdida de mí misma, comencé desde fondo: la sanación de mi herida, mi desarrollo personal y mi crecimiento humano, lo que me llevó a una cosa y a otra. Terminé entendiendo que yo también quiero trabajar ayudando a otros a ser felices y me formé en distintas disciplinas, además de transformarme en una autodidacta compulsiva: Esta era mi nueva adicción.

Cuando mi hija se encarnó en mi vientre, seguía trabajando como geógrafo, pero estaba terminando la formación de Life & Leadership Coach. Su llegada desafió mis creencias sobre la vida, sus posibilidades, sobre mi valor propio y de lo que soy capaz de hacer.

HIJA + COACHING = TRANSFORMACIÓN PERSONAL = MUJER VALIENTE AL CUBO.

En esa época ya llevaba años en la senda de superar mis propios demonios. Había hecho la maestría de Reiki, estudiado la apasionante teoría del Dr. Bach, y me había formado como coach.

Sin embargo fue su llegada que me enseñó que en el momento menos idóneo, si realmente quieres, si realmente tienes hambre de cambio, si realmente estás listo para dejar atrás, morir y renacer, tienes el poder de transformar tu vida.

Yo soy Catalina Bonnet, y mientras cumplía con los mandatos impuestos por mi crianza y educación, sabía que ese no era mi camino.

Estaba convencida que venía a este mundo para algo muy concreto… y diferente: Encontrar mi camino y darle sentido a mi historia, para luego ayudarte a ti a hacerlo.

Y que brilles en el mundo con el desarrollo de tus talentos.

¿Qué propósito tienes tú?

 

Recuerda esto: Lo que tú haces, importa. Impacta tu vida, la de tu gente, tu hogar, tu trabajo y a la sociedad.

Por eso, sé auténtic@ y vive tu propósito. Esta es la base para vivir en alineamiento con tus valores y que te llevará a una vida de satisfacciones.

Estoy constantemente trabajando en mis debilidades– ¡tengo muchas! Pero estoy convencida de que eso se trata la vida: Aprender a tener el insight suficiente para evolucionar y ser una mejor versión de ti. Geunino. El objetivo es ser feliz y vivir mejor. ¡Por supuesto!

¿Podría haber un objetivo superior? No. Porque todos los resultados que tienes en tu vida parten desde quien eres, cómo estás y qué haces.

Podría contarte la cronología de mi vida y lo mal que lo he pasado, pero ya tienes suficiente con lo que te conté más arriba. Lo que realmente importa es que el pasado no me determina, y por eso soy poderosa. No importa tu historia, si no lo que haces con ella.

Por eso mi misión es compartir mi conocimiento contigo para que puedas vivir la vida que quieras, para que crezcas y trasciendas. Ojo: Esto es solo para valientes.

 

¿Quieres realmente generar un cambio radical en tu vida?

Eso se entrena.

Únete a mi lista de suscriptores y te mandaré mi

 #DivinoCóctel para hacer cambios radicales, alinearte a tu propósito

y ser genuinamente tú.

Nombre

E-mail

 

Algunos datos curiosos sobre mí, mi desarrollo personal y el encuentro con mi propósito:

  1. Soy chilena y sueca de nacionalidad. Cuando era adolescente hablaba cuatro idiomas, ahora recuerdo tres. Nací en Valparaíso, crecí en un suburbio al sur de Estocolmo, volví a mi cuidad natal Valparaíso a los 15 años y vivo en Santiago desde el 2011. Me vine tras una corazonada: buscando respuestas a preguntas existenciales + algo me decía que acá conocería al hombre con quien sentaría cabeza. No me equivoqué en ninguna de las dos.
  2. Soy geógrafo de profesión universitaria. Trabajé en análisis territorial durante ocho años antes de certificarme como life+leadership coach. Por una casualidad conocí el coaching y me enamoré de la disciplina y su forma de vida.
  3. Viví en una isla durante un año. Puedo hablar de mi vida antes y después de Chiloé: Pasaron cosas extrañas. Conocí el verdadero silencio. Fue una experiencia potente que me transformó la vida.
  4. Cuando supe que estaba embarazada, lloré. De miedo. La verdad es que estaba tan enfrascada en la vorágine del deber, que me había arrinconado sola en una esquina muy fea, y hace mucho rato que no era feliz. Pero luego me inundé de oxcitocina y tomé acción. La primera y mejor decisión que tomé fue dejar mi trabajo de 9:00 a 19:00 y apostar mis fichas a ser mamá y coach a tiempo completo.
  5. No, no se trata de nada religioso. El nombre Divino es el Coaching nace de la transformación potente que implica este proceso y que parte de la conexión absoluta con la facultad creadora que tiene todo ser humano. Y porque lo escuché en “argentino”: ché, el coaching es divino.
  6. Mi primer cliente llegó recomendado y fue más rápido de lo que esperaba. Estaba nerviosa y al colgar el teléfono, hice un bailecito de emoción. Es un honor acompañar a una persona en un proceso de cambio. Es un GRAN desafío. Los humanos tenemos un potencial creador que sólo tenemos que despertar mediante enfoque, consciencia, decisiones, recursos, habilidades, talentos, redes, estrategia, plan.
  7. En el 2013 tuve el privilegio de ser cocheada y mentoreada (¿existe esa palabra?) por un señor exitoso y de bajo perfil que vivía unos meses al año en un hotel de cinco estrellas en Vitacura. Él me enseñó las lecciones más preciadas y las atesoro en mi corazón: Tu tiempo y tu mente son tus activos más valiosos. Elige bien cómo, donde y con quién los inviertes. Así también, que elige bien en qué vas a pensar, decir y hacer. Tu enfoque lo es todo. Estoy convencida que donde pongas tu atención, abrirás puertas.
  8. Me gusta leer, me apasiona el movimiento, y soy adicta a las redes sociales. Creo que si hoy estuviera saliendo de cuarto medio, elegiría trabajar como Community Manager.
  9. La maternidad ha sacado a la luz lo mejor y lo peor de mi. Es un tremendo viaje, una maestría que día a día me hace liderar mi vida, pulir mis asperezas, y ser una mejor versión de quien Yo Soy. Te digo, no es fácil. Pero hay que hacerlo.
  10. Nací en 1980. Mi filosofía se ve representada en esta estrofa:

“… abre los ojos, ponte de pie

escucha el latido, sintoniza el sonido,

agudiza tus sentidos,

date cuenta que estás vivo…”

La voz de los ochenta (Jorge González)

 

La vida se trata de crecer y cambiar, es único que tienes asegurado.

Únete a esta comunidad y recibe mi boletín #DivinoCóctel.

Te enseñaré a hacer cambios radicales, alinearte a tu propósito y ser genuinamente tú.

Nombre

E-mail